Tres Años de prision por robos, destrozos y desmanes

Condenaron a tres años de prision a vecino de Bella Vista por los destrozos y desmanes tras el recital del Indio en Olavarría
Fue en un juicio abreviado realizado días atrás en la sede del Tribunal Oral en lo Criminal Nº 2. 

Un joven de Bella Vista fue condenado a la pena de 3 años de prisión por el delito de “robo agravado por su comisión en poblado y en banda y por su acometimiento en un estado de conmoción pública”, en referencia al recital del año pasado del Indio Solari en Olavarría. Ese día murieron dos personas, una de ellas era vecino de Los Polvorines. La Justicia hizo trascender que el nombre del condenado es Andrés Raúl “Chaco” Báez, de 22 años.

Por: Ignacio Cerdera
@nachocerdera

icerdera@elpopular.com.ar

El recital del Indio Solari y los Fundamentalistas del Aire Acondicionado sigue dejando novedades, inclusive en el terreno judicial. Mientras la causa por las muertes Juan Francisco Bulacio y Javier León continúa su trámite tanto en el plano penal como en lo civil, en los últimos días concluyó el proceso iniciado contra dos personas que fueron ubicadas como «los agitadores» o «incitadores» de los destrozos, robos y desmanes que se produjeron en las inmediaciones de la Terminal de Ómnibus durante gran parte de la jornada del 12 de marzo del año pasado. Ambos recibieron sendas penas que fueron acordadas en un juicio abreviado realizado en Azul, no obstante la situación más compleja es la del mayor de ellos, al que se le computó una condena previa que se tradujo en la aplicación de una pena mucho más gravosa.

EL POPULAR tuvo acceso a la resolución que fue emitida por la jueza María Alejandra Raverta, que de manera unipersonal representó el Tribunal Oral en lo Criminal Nº 2 de Azul. La investigación y la querella durante todo el proceso fue liderada por la fiscal Susana Alonso, titular de la Unidad Funcional de Instrucción Nº 7.

Según se logró conocer, la resolución de la causa, pese al acuerdo entre las partes de dirimir todo en un juicio abreviado, se vio postergado debido a distintas complicaciones que fueron dilatando el arribo de los acusados hacia la vecina ciudad. Vale destacar que ambos permanecen detenidos desde el mismo día de los hechos.

Lo concreto es que los elementos recabados durante la investigación ubicaron como autores, por un lado, a Andrés Raúl «Chaco» Báez, de 22 años y domiciliado en la localidad de Bella Vista, en el partido bonaerense de San Miguel. Por el otro, a César David Vega, de 36 años y nativo de la provincia de Santa Fe, más precisamente de la localidad de Roldán, pero con último domicilio en Rosario.

Ambos fueron imputados por los delitos de «robo agravado por su comisión en poblado y en banda y por su acometimiento en un estado de conmoción pública (tres hechos)», pero el último de los mencionados no sólo fue ubicado como autor, sino también como instigador, de acuerdo a la lectura de los hechos realizados desde la justicia.

El fallo

En el dictamen al que tuvo acceso este Diario se pudo ver que las pesquisas acreditaron la presencia del alrededor de «mil personas» y el «apoderamiento ilegítimo llevado adelante por un grupo de personas, previo a una convergencia intencional dirigida a tal fin, que le dio mayor posibilidad de concretarse».

Los elementos más relevantes se desprenden de diversas declaraciones testimoniales, primordialmente la de los titulares de los tres comercios que resultaron damnificados. Lo trascendente no sólo estuvo dado por la descripciones de los hechos, sino también de las personas implicadas. Allí todos fueron contundentes en describir a los responsables. Las caracterizaciones fueron todas contestes en señalar a los «agitadores» como una persona joven alta con ropa deportiva de River y otro de unos 40 años, algo más baja pero de remera y gorro «piluso» negro.

Inclusive, ruedas de reconocimiento posteriores arrojaron aún más certezas y complicaron la situación procesal de los acusados. Vale recordar que aquella mañana se registraron importantes daños en tres comercios ubicados sobre la avenida Pringles, a pocos metros entre sí. Se trato del kiosco Mini Todo, situado en la esquina con Sargento Cabral; en el kiosco Open 24, que esta sobre el cruce con Necochea, y en el Restaurant El Sauce, ubicado precisamente entre Necochea y Sargento Cabral, todo frente a la Terminal de Ómnibus.

Los relatos de las víctimas son coincidentes tanto por la pesadilla vivida como por las personas implicadas. Uno de ellos relató que los delincuentes habían ingresado primero «pidiendo mercadería de forma prepotente, llevándose de todo sin pagar, amenazándolo y diciéndole que no haga la denuncia, porque vendría con sus amigos a destruirle el negocio».

Otro de los comerciantes damnificados relató que irrumpieron con cuchillos y botellas mientras amenazaban a los gritos «los vamos a matar». Rompieron hasta el expendedor de agua caliente y los cables de las cámaras de seguridad. Huyeron luego no sólo con mercadería, sino también con dinero de la caja registradora. Similar fue lo vivido por el restante, que sufrió todo tipo de daños y faltantes.

Con todo ello la doctora Raverta dispuso, por un lado, la aplicación de la pena de 3 años de prisión para Báez, habiendo sido encontrado como autor penalmente responsable del delito de «robo agravado por su comisión en poblado y en banda y por su acometimiento en un estado de conmoción pública (tres hechos)». Vega, por su parte, fue condenado a 3 años y 6 meses por ese mismo delito, pero con la diferencia que fue ubicado tanto autor como instigador.

Es más, la jueza del Tribunal Oral Nº 2 dispuso la aplicación de la pena única de 8 años y 6 meses de prisión al ser declarado reincidente, ya que al momento de los hechos se encontraba gozando de una libertad condicional por una condena emitida por el Juzgado de Sentencia Nº 5 de Rosario. El beneficio había sido otorgado durante el 2015 y ahora quedó formalmente revocado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.