Intentaron asaltar a Aldo rico

Se salvó porque las balas no salieron. El incidente ocurrió el martes y fue denunciado por el propio intendente de San Miguel Aldo Rico volvía en su camioneta del un acto politico

Nunca tuve miedo y si lo hubiese tenido no te lo diría a vos. Así respondió el intendente de San Miguel, Aldo Rico, a Clarín, al hablar del incidente que protagonizó el martes por la noche, cuando, según él, estuvo a punto de ser asesinado por dos asaltantes, en un confuso episodio que los investigadores policiales definieron como un hecho delictivo común.La Policía Bonaerense informó que el incidente ocurrió el martes a las 21.15 en San Miguel, cuando Rico iba a su casa en el country Los Fresnos, en Bella Vista, en su camioneta 4×4 marca Nissan Pathffinder, después del acto donde se concretó su afiliación en el Partido Justicialista.Rico y su esposa Noemí fueron sorprendidos en la esquina de las calles Sargento Cabral y Gaspar Campos. Me detuve esperando para doblar por Gaspar Campos. En ese momento, dos jóvenes intentaron hacerme bajar de la camioneta. Uno se asomó por mi lado y me apuntó con un revólver. Me gatilló dos veces en la cara, pero el disparo no salió, contó Rico.Pese a decir primero que no sabía si el incidente había respondido a una intimidación o de un asalto, Rico se inclinó después por la hipótesis de un intento de robo.De todos modos, contó que al mismo tiempo que me querían robar, mi hijo recibía amenazas de que iban a entrar a la casa. Y ayer a la mañana a mi esposa le dijeron por teléfono que la próxima vez el revólver no iba a fallar. Que sepan que yo tampoco voy a fallar, amenazó.Que no me amenacen, que vengan; no se la van a llevar de arriba. No les tengo miedo. Me enfrenté con enemigos de mayor entidad: los guerrilleros, los subversivos y los ingleses, dijo.El intendente neoperonista dijo que siempre se mueve sin custodias y que no va siempre por el mismo camino. Creo los ladrones se sorprendieron al verme. Lo que pasa es que muchos se montan en este robo para hacer amenazas y embarrar el terreno político.Cuando uno de los tipos se me acercó, puse primera y aceleré, describió Rico. Fue entonces que habría ocurrido el momento más dramático del incidente. Al acelerar la camioneta, el ladrón se quedó con un pedazo de burlete en la mano. El otro no pudo llegar del lado de mi esposa porque no le dí tiempo. Si la hubiera agarrado, otra sería la historia, dijo Rico.El intendente pudo reconocer el arma con que lo apuntaron: Era un Smith & Wesson calibre 32. También contó que después volvió a buscar a los delincuentes, pero que ya se habían escapado.Consultado por Clarín si llevaba un arma, el intendente reconoció que tenía una. No intenté sacarla porque estaba en un lugar que no era accesible. Lo más rápido era acelerar y salir, dijo.Para los investigadores el caso produjo preocupación, ya que nuevamente un hecho grave afectó a un funcionario en el Gran Buenos Aires, en medio de un creciente clima de inseguridad que obligó la intervención y reestructuración policial en la provincia.Apenas se conoció el incidente, algunos especularon e hicieron un paralelismo con el robo de armas a los custodios del gobernador Eduardo Duhalde.Rico denunció el hecho como un intento de asalto en la comisaría 1 de San Miguel, y ayer se presentó en la sede de la Delegación de Investigaciones, donde realizó una declaración con ampliación de detalles. Allí aclaró que los atacantes tendrían entre 20 y 25 años.Efectivos de la comisaría de San Miguel realizaron el martes por la noche un operativo de rastrillaje por la zona para intentar detener a los delincuentes.La esposa del ex militar, Noemí de Rico, no descartó que pudiera tratarse de un atentado contra su marido. Cuando uno está en el mundo político, por supuesto que pasan por la cabeza estas cosas. Siempre queda el beneficio de la duda, dijo en declaraciones radiales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.